Un verano 42, de Herman Raucher

Un verano 42, de Herman Raucher

Después de leer “Un été 42” de Herman Raucher (publicado por La belle colère) en el contexto de La Voie des indés 2016, me gustaría ofrecer las por medio de Libfly y Aurélie, así como a los distintos editores por su trabajo.

“One summer 42” era para mí, hasta recientemente, el título de una magnífica película apuntada por Robert Mulligan en 1971 y interpretada por la hermosa, atractiva y fantástica Jennifer O’Neill. ¡Ah Jennifer O’Neill! El creador del libro (Herman Raucher) detalla su heroína (Dorothy) de la siguiente manera:

“Estaba radiante. No había otra palabra. Radiante. Con sus largas piernas, su pelo flotando en el viento y sus ojos verdes, sus ojos verdes tan suaves y tan claros, esos ojos que perseguían todos mis sueños…”.

Entonces, en este momento entiendo mejor la decisión de Robert Mulligan de interpretar a Dorothy, porque la Dorothy en el libro verdaderamente se se ve a Jennifer O’Neill. Puede que no sea totalmente objetiva, pero no es Jennifer O’Neill… ¡Me estoy perdiendo! De todos métodos, la película de Robert Mulligan me había marcado, porque como en la mayoría de estas realizaciones, emite una atmósfera llena de emociones. Robert Mulligan es un increíble director que sólo puedo aconsejarle. Así que, generalmente, cuando veo la adaptación cinematográfica antes de haber leído el libro, sigo mi sendero, porque la más grande parte del tiempo tengo inconvenientes para concentrarme en un texto del que conozco el resto. ¿Entonces por qué elegiste esta lectura? Sólo quería ver cómo el escritor logró ofrecerle a su texto esa atmósfera melancólica y nostálgica destilada con mano maestra por el cineasta Robert Mulligan. Por otro lado, la música de la película compuesta por Michel Legrand juega un papel preponderante en la creación de este ámbito tan especial. En el final, en esta situación en especial, ¿consigue el libro ofrecer tanta emoción al lector como la película al espectador? Antes de responder a esta pregunta, he aquí algunas expresiones sobre la historia. Cito al editor:

“Hermie, Oscy, Benjie: tres amigos, energía sin limites y una sucia ignorancia de las cosas de la vida. Pero desde lo más prominente de sus quince años, tienen la intención de transformarse en hombres. En su ambiciosa y torpe búsqueda, distribuyen la intuición de que todo se juega en los brazos de las niñas, están convencidas de que su amistad las sacará de un mal paso cada vez, y siguen los mandamientos de un manual de anatomía que revela las “12 etapas de la sexualidad”.

¿Y bien? No me decepcioné, porque en el libro encontré las situaciones divertidas y conmovedoras de la película que me había hecho sonreír, encontré las situaciones duras y violentas de la película que me habían hecho temblar, encontré las situaciones tristes y conmovedoras de la película que me había hecho… Así, la escritura de Herman Raucher es fácil y directa, los individuos son algunas veces vulgares y comunmente entrañables, pero también molestos, son jovenes con sus defectos y sus características. Lo entenderás, ¡me encantó ese libro! Así que este último, en el final, sigue precisamente la misma trama que la película, lo que no es de extrañar sabiendo que el creador del libro también fue escritor de guiones de la película. Un été 42 es sin lugar a dudas un libro para jovenes, pero no sólo…

Para finalizar, le sugiero que lea el libro antes de ver la película para que el exitación y la emoción sean más intensos. Pienso que siempre es preferible leer el libro antes de ver la película. ¿Qué te se ve eso? ¿Alguna vez has favorito la adaptación cinematográfica a los libros?

Leave a Comment