El capitán partió a almorzar y los marineros tomaron el barco, Charles Bukowski.

El capitán partió a almorzar y los marineros tomaron el barco, Charles Bukowski.

Pensé que había leído todos los libros de Charles Bukowski traducidos al francés y me equivoqué (por suerte), porque todavía tenía que conocer su último libro: “El capitán salió a comer y los marineros han tomado el barco”. Me agrada este título extenso y enigmático, pero ¿qué pasa con la novela?

Por lo tanto, es con enorme exitación que acercamiento otra vez a mi amigo Hank, porque él y yo, aunque no nos conozcamos, es una vieja amistad, una amistad que mantengo desde que, estudiante de bachillerato, descubrí el “Diario de un viejo asqueroso”. Lo habrás comprendido, mi primer acercamiento con Hank se remonta a hace un largo tiempo y desde ese momento he permanecido leal a él. Así, en “The Captain has left for lunch and the sailors have taken over the boat” Bukowski at 72, he now lives with his wife in a house with swimming pool, jacuzzi and all the comforts. De hecho, Charles Bukowski se convirtió en gentrified y assagi, pero las historias de la bebida y salacious no perderá. Además, mi amigo Hank mantiene toda su lucidez en el planeta que lo circunda y en su historia. Charles Bukowski, hasta el desenlace, querrá sostener su independencia. En esta última novela, el creador almacena un períodico en el que cuenta su historia diaria y sus anécdotas pasadas. Charles Bukowski piensa en la desaparición que se aproxima y habla de ella sin ambigüedades, pero también con mucha filosofía. Una filosofía especial, una filosofía de Charles Bukowski. Además, aunque la desaparición es en mi opinión el tema primordial del libro, no es el único. Nos enteramos de que Hank empezó a utilizar PCs, se compró un Macintosh, una PC que tiene inconvenientes para controlar, pero que quiere domar. Admito que me sorprendió conocer a un viejo Hank de cabeza muy abierta, sobre lo que entonces era una exclusiva tecnología, y completamente no refractario. Después podemos encontrar las viejas obsesiones de Hank, su pasión por las carreras de caballos.

“Envejecer es muy extraño. Fundamentalmente porque pasamos nuestro tiempo repitiéndonos a nosotros que somos decatites, que nos encontramos decayendo. Así que siempre que me acercamiento en la escalera mecánica de Hollywood Park, no puedo evadir mirarme en uno de los espejos laterales. De todos modos, no voy recto, estoy atacando de lado, desde abajo, con una cautelosa media sonrisa. Bueno, no te impacientes, es menos garrafal de lo que imaginaste, aunque parezcas una vela que perdió su mecha”.

También podemos encontrar en esta revista las varias reflexiones del creador sobre los escritores que quiere o sobre los que no le agradan, y como de práctica el estilo es mordaz, pero tan impresionante. El capitán ha salido a almorzar y los marineros se han apoderado del barco” (es un libro ilustrado), quizás no sea el más destacable libro de Charles Bukowski, pero me sigue gustando este texto, por su universo torturado, oscuro y sucio, un universo que sólo Hank sabe transcribir tan bien. Y hay que decir que el creador es especialmente melancólico en este libro, porque Charles Bukowski es muy bien consciente de que el desenlace del enorme viaje de la vida está cerca. De hecho, este último murió dos años más tarde… El capitán está bien encaminado, pero no veo ningún marinero joven que ocupe el ya que quedó vacante hace más de veinte años. Echaré de menos el universo de Hank, un universo marcado por el alcohol, las mujeres, el sexo, el desenlace de los meses difíciles, es un universo comunmente triste y algunas veces muy entretenido, es un universo que te transporta a la tripa. Los libros de Charles Bukowski están entre los que no dejan indiferentes…

¿A quién le agradan las novelas de Charles Bukowski?

Leave a Comment