El capitán partió a almorzar y los marineros tomaron el barco, Charles Bukowski.

Pensé que había leído todos los libros de Charles Bukowski traducidos al francés y me equivoqué (por suerte), porque todavía tenía que conocer su último libro: “El capitán salió a comer y los marineros han tomado el barco”. Me agrada este título extenso y enigmático, pero ¿qué pasa con la novela?

Por lo tanto, es con enorme exitación que acercamiento otra vez a mi amigo Hank, porque él y yo, aunque no nos conozcamos, es una vieja amistad, una amistad que mantengo desde que, estudiante de bachillerato, descubrí el “Diario de un viejo asqueroso”. Lo habrás comprendido, mi primer acercamiento con Hank se remonta a hace un largo tiempo y desde ese momento he permanecido leal a él. Así, en “The Captain has left for lunch and the sailors have taken over the boat” Bukowski at 72, he now lives with his wife in a house with swimming pool, jacuzzi and all the comforts. De hecho, Charles Bukowski se convirtió en gentrified y assagi, pero las historias de la bebida y salacious no perderá. Además, mi amigo Hank mantiene toda su lucidez en el planeta que lo circunda y en su historia. Charles Bukowski, hasta el desenlace, querrá sostener su independencia. En esta última novela, el creador almacena un períodico en el que cuenta su historia diaria y sus anécdotas pasadas. Charles Bukowski piensa en la desaparición que se aproxima y habla de ella sin ambigüedades, pero también con mucha filosofía. Una filosofía especial, una filosofía de Charles Bukowski. Además, aunque la desaparición es en mi opinión el tema primordial del libro, no es el único. Nos enteramos de que Hank empezó a utilizar PCs, se compró un Macintosh, una PC que tiene inconvenientes para controlar, pero que quiere domar. Admito que me sorprendió conocer a un viejo Hank de cabeza muy abierta, sobre lo que entonces era una exclusiva tecnología, y completamente no refractario. Después podemos encontrar las viejas obsesiones de Hank, su pasión por las carreras de caballos.

“Envejecer es muy extraño. Fundamentalmente porque pasamos nuestro tiempo repitiéndonos a nosotros que somos decatites, que nos encontramos decayendo. Así que siempre que me acercamiento en la escalera mecánica de Hollywood Park, no puedo evadir mirarme en uno de los espejos laterales. De todos modos, no voy recto, estoy atacando de lado, desde abajo, con una cautelosa media sonrisa. Bueno, no te impacientes, es menos garrafal de lo que imaginaste, aunque parezcas una vela que perdió su mecha”.

También podemos encontrar en esta revista las varias reflexiones del creador sobre los escritores que quiere o sobre los que no le agradan, y como de práctica el estilo es mordaz, pero tan impresionante. El capitán ha salido a almorzar y los marineros se han apoderado del barco” (es un libro ilustrado), quizás no sea el más destacable libro de Charles Bukowski, pero me sigue gustando este texto, por su universo torturado, oscuro y sucio, un universo que sólo Hank sabe transcribir tan bien. Y hay que decir que el creador es especialmente melancólico en este libro, porque Charles Bukowski es muy bien consciente de que el desenlace del enorme viaje de la vida está cerca. De hecho, este último murió dos años más tarde… El capitán está bien encaminado, pero no veo ningún marinero joven que ocupe el ya que quedó vacante hace más de veinte años. Echaré de menos el universo de Hank, un universo marcado por el alcohol, las mujeres, el sexo, el desenlace de los meses difíciles, es un universo comunmente triste y algunas veces muy entretenido, es un universo que te transporta a la tripa. Los libros de Charles Bukowski están entre los que no dejan indiferentes…

¿A quién le agradan las novelas de Charles Bukowski?

El Balón de las Ardenas de Fabien Clouette

Siempre es difícil comentar un libro de difícil ingreso, un libro que nos transporta y nos transporta a un universo al que sentimos que no lo hemos comprendido todo, pero la contrariedad de criticar este tipo de libros es aún más grande cuando, en el desenlace, logramos hallar el libro en cuestión increíble. ¿Qué es este libro? ¿Y quién es su constructor?

“Le bal des arents” es la segunda novela de un joven escritor (Fabien Clouette), que descubrí a través de L’Ogre. Esta editorial terminantemente otorga algunos trabajos realmente atrayentes. Sólo leí dos libros de su catálogo, pero cada vez fue una linda sorpresa. Había “Aventures dans l’irréalité immédiate” (Aventuras en la irrealidad inmediata) (os invito a leer la reseña de Max Blecher sobre charybde2) y ahora mismo está “Le bal des arents” (El balón de los ardientes) del francés Fabien Clouette (todavía en charybde27).

Así, “Le bal des ardients” es el título del libro de Fabien Clouette, pero también es el nombre dado al desafortunado charivari ordenado el 28 de enero de 1393 en honor del rey de Francia Carlos VI y que termina en un fuego asesino. Sin embargo, la novela de Fabien no es en absoluto un relato histórico, pero en este libro estamos hablando de un hecho que se transporta a cabo en el transcurso de un día, estamos hablando de un hecho que se piensa que terminará trágicamente, estamos hablando de un hecho relacionado a varios individuos primordiales, y que se nombra como locos. ¿Están realmente locos? De hecho, hay una analogía entre la historia del libro de Fabien Clouette y el hecho histórico de 1393, pero nada más. La bola de fuego” no es en absoluto una novela histórica. Y el libro podría haberse llamado “El baile de los locos”. Así, en el texto de Fabien Clouette, estamos hablando de una secuencia de individuos cuyo viaje seguimos en el lapso de un solo día. No está muy claro quiénes son los diferentes individuos primordiales, aunque hay un rey, un lanzador de bumerán, pescadores, una camarera, un guía, etc. Además, el sitio donde tiene lugar la narración es tan enigmático como los individuos de la historia. Además, no debe ver con un único lugar, sino de varios. Los sitios y los individuos primordiales son nombrados, pero no son menos confusos, pero también intrigantes.

“Sólo duró un segundo, pero los ruidos y después el silencio. Rostros como espadas continuando y precipitándose en los rápidos. Todo eso tratando de pasar a la derecha, debajo de uno mismo, después cambiando y doblando a la izquierda. Y todos los chicos de secundaria que se levantan y se pegan a las ventanas para golpear y llamar a los corredores; el retardado guiñada del autobús al costado de las fugas. Y después los cuerpos y los faros que desaparecen hasta el fondo, sin apagarse realmente antes de girar hacia el borde de los Rojos, en el horizonte. También tuvimos que almacenar todas esas imágenes. Todas las imágenes que llaman a las ventanas y puertas y quieren irse a casa”.

Mientras la historia avanza, la tensión aumenta, es palpable y la crueldad no está lejos en la mitad de todos estos individuos que pululan y giran. Le bal des arents”, cuenta la crónica de un paseo, la de individuos excéntricos. Así, en este juego de ida y vuelta el lector jamás será dueño de todas las cartas, pero sin embargo se verá atrapado por el estilo del constructor. De hecho, Fabien Clouette consigue la difícil tarea de realizar su texto increíblemente fluido, llevando a cabo la narración enrevesada, excepcional, atípica… Es requisito dejarse llevar por la narración y la tensión que se eleva crescendo. ¡Qué letra! El constructor tiene muy talento y sólo tengo que comprender su primer libro.

¿A quién le agradan los libros que acompañan a sus

Nubes flotantes, de Mikio Naruse

Hoy quería hablarles de una película de Japón, y dejar de lado un poco los libros baratos de segunda mano, porque hace un largo tiempo que no hablo de cine japonés en mi blog y también y más que nada, porque sé que a mis estimados leyentes les encantan las películas del país del sol naciente tanto como a mí. No? Bueno, eso espero…

De hecho, por una vez, voy a llevar a cabo mi pregunta inmediatamente y no tiene relación con la película que voy a criticar. Mi próxima entrada de cine, ¿la deseas para una película de qué país? Trataré de organizar las respuestas que obtendré….

Una mujer vegeta en las calles de un Tokio en ruinas. Este último busca al hombre de un pasado no tan lejano, es el único hombre de su historia, con el que, contra todo pronóstico, ella quiere vivir y finalizar sus días. La Segunda Guerra Mundial terminó, Japón (derrotado y bajo los escombros), vive instantes terribles… La población de Japón está en shock, el ámbito no está en la fiesta, todo es triste y sombrío en este día después de la guerra. La moral no está alta y la de Yukiko Koda vive con la promesa de hallar a su apasionado Kengo Tomioka. Mientras estaban en Indochina a lo largo de la guerra, Yukiko y Kengo se amaban ardientemente. Además, aunque Kengo le había prometido a Yukiko que dejaría a su mujer por ella después de la guerra, en este momento se niega a cumplir su juramento.

Kengo deja de dejar a quien le ha esperado fielmente a lo largo de varios años, esto es lo que le enseña a su apasionado y le pide que lo olvide para toda la vida. La posición de Kengo puede parecer noble y valeroso, excepto que continúa engañando a su mujer, pero con mujeres bastante más jóvenes, son ellas las que tienen su prioridad en este momento, pero no olvida a su vieja apasionado a quien visita ocasionalmente. Kengo es un hombre cobarde que se niega a aceptar sus acciones, es un hombre triste. Para su enorme desgracia, Yukiko sigue aguardando recobrar a su obsoleto apasionado. Precisamente, esta última por el momento no se deja engañar, empieza a comprender el estado de ánimo de Kengo, pero se niega a rendirse. Además, para vivir y subsistir en este Japón destruido, Yukiko se vende a un soldado. con el hombre que una vez la desvirgó por violación. Para olvidar su historia día tras día, Yukiko bebe más que razón, ahoga su mal en el dulce calor del sake, habla de muerte y suicidio con su eterno apasionado.

“Nuages flottants” es un melodrama japonés dirigido en 1955 por el cineasta Mikio Naruse. Este último (nacido dos años después de Yasujiro Ozu) es lamentablemente poco popular en Occidente, aunque dirigió 89 películas durante su trayectoria. Volviendo a la película, “Nuages flottants” es una obra increíblemente negra, las situaciones contentos solamente hay en esta película y siempre acaban mal. El presente es siempre infeliz en este extenso film, en tanto que el pasado, que descubrimos por medio de varios flash-backs, exhibe un tiempo más feliz, precisamente, pero no en todos los casos. Además, esta obra maestra de Japón de los años cincuenta transpone brillantemente el realismo popular de un país destruido por la guerra. La realización es sobria y lenta, progresa delicadamente, como para argumentar mejor la crueldad y la desesperación que la circunda. Y nada se salvará en esta película con sus múltiples giros y temas (adulterio, guerra, pobreza, amor, enfermedad). Nubes flotantes” marcaron tanto al enorme Yasujiro Ozu que tenía la duda de lograr realizar una película tan emocionante. ¿Y cómo no ser tocado por esos amantes infelices con la mirada fugaz?

 

Los siete pecados capitales

Aquí estoy otra vez para una exclusiva etiqueta que descubrí en el siguiente blog Ma lecturotheque. De forma simultanea, esta es sólo mi segunda etiqueta. Así que, en esta etiqueta, presentaré un libro según los siete errores capitales.

L’avarice
1/ ¿Qué libro le ha costado más?
Probablemente es “Miguel Ángel, la obra completa” en Taschen lo que más me costó (160 € si mis recuerdos son buenos).

Miguel Ángel

1b/ ¿Qué libro le costó menos?
Uno de los varios títulos de la colección de folios de €2.

Folio-2_ancho

Ira
2/ ¿Con qué creador tienes una relación de amor/odio?
Yo no diría ninguna… Honestamente, no lo veo.

Gourmandise
3/ ¿Qué libro has devorado sin vergüenza constantemente?
Voy a ser con la capacidad de responder a esta pregunta muy fácilmente dado que jamás vuelvo a leer un libro. De todos los libros que he leído, sólo probablemente halla tres o 4 que haya releído y sólo uno más de una vez. Esta es la “ética” de Spinoza.

Espinoza

Pereza
4/ ¿Qué libro descuidó por pereza?
No sé si es pereza, pero jamás he podido pasar de la 50ª página de Ulises de James Joyce. No obstante, considerada una verídica obra maestra, esta novela me resulta completamente incomprensible. Tendría que intentarlo otra vez… ¿Cuándo? ¡No lo sé! ¡No lo sé! Soy perezoso.

Joyce_Ulysse

L’orgueil
5/ ¿De qué libro estás comentando más para hacerte espuma?
Me agrada comentar de Dostoevsky y de sus libros generalmente, pero no pienso que sea por orgullo, espero…

Dostoievski

Lujuria
6/ ¿Qué atributos encuentras atractivos en un personaje masculino? ¿Y mujer?
Hablaré de dos escritores que son sus propios personajes: Henry Miller y Anaïs Nin. Esos dos todavía tenían una enorme vida…

Miller-Nin

L’envie
7/ ¿Qué libro quiere leer ya hace un largo tiempo?
Hay muchos, pero dado que tienes que elegir: “El obsequio pacífico” de Mikhail Sholokhov.

Un verano 42, de Herman Raucher

Después de leer “Un été 42” de Herman Raucher (publicado por La belle colère) en el contexto de La Voie des indés 2016, me gustaría ofrecer las por medio de Libfly y Aurélie, así como a los distintos editores por su trabajo.

“One summer 42” era para mí, hasta recientemente, el título de una magnífica película apuntada por Robert Mulligan en 1971 y interpretada por la hermosa, atractiva y fantástica Jennifer O’Neill. ¡Ah Jennifer O’Neill! El creador del libro (Herman Raucher) detalla su heroína (Dorothy) de la siguiente manera:

“Estaba radiante. No había otra palabra. Radiante. Con sus largas piernas, su pelo flotando en el viento y sus ojos verdes, sus ojos verdes tan suaves y tan claros, esos ojos que perseguían todos mis sueños…”.

Entonces, en este momento entiendo mejor la decisión de Robert Mulligan de interpretar a Dorothy, porque la Dorothy en el libro verdaderamente se se ve a Jennifer O’Neill. Puede que no sea totalmente objetiva, pero no es Jennifer O’Neill… ¡Me estoy perdiendo! De todos métodos, la película de Robert Mulligan me había marcado, porque como en la mayoría de estas realizaciones, emite una atmósfera llena de emociones. Robert Mulligan es un increíble director que sólo puedo aconsejarle. Así que, generalmente, cuando veo la adaptación cinematográfica antes de haber leído el libro, sigo mi sendero, porque la más grande parte del tiempo tengo inconvenientes para concentrarme en un texto del que conozco el resto. ¿Entonces por qué elegiste esta lectura? Sólo quería ver cómo el escritor logró ofrecerle a su texto esa atmósfera melancólica y nostálgica destilada con mano maestra por el cineasta Robert Mulligan. Por otro lado, la música de la película compuesta por Michel Legrand juega un papel preponderante en la creación de este ámbito tan especial. En el final, en esta situación en especial, ¿consigue el libro ofrecer tanta emoción al lector como la película al espectador? Antes de responder a esta pregunta, he aquí algunas expresiones sobre la historia. Cito al editor:

“Hermie, Oscy, Benjie: tres amigos, energía sin limites y una sucia ignorancia de las cosas de la vida. Pero desde lo más prominente de sus quince años, tienen la intención de transformarse en hombres. En su ambiciosa y torpe búsqueda, distribuyen la intuición de que todo se juega en los brazos de las niñas, están convencidas de que su amistad las sacará de un mal paso cada vez, y siguen los mandamientos de un manual de anatomía que revela las “12 etapas de la sexualidad”.

¿Y bien? No me decepcioné, porque en el libro encontré las situaciones divertidas y conmovedoras de la película que me había hecho sonreír, encontré las situaciones duras y violentas de la película que me habían hecho temblar, encontré las situaciones tristes y conmovedoras de la película que me había hecho… Así, la escritura de Herman Raucher es fácil y directa, los individuos son algunas veces vulgares y comunmente entrañables, pero también molestos, son jovenes con sus defectos y sus características. Lo entenderás, ¡me encantó ese libro! Así que este último, en el final, sigue precisamente la misma trama que la película, lo que no es de extrañar sabiendo que el creador del libro también fue escritor de guiones de la película. Un été 42 es sin lugar a dudas un libro para jovenes, pero no sólo…

Para finalizar, le sugiero que lea el libro antes de ver la película para que el exitación y la emoción sean más intensos. Pienso que siempre es preferible leer el libro antes de ver la película. ¿Qué te se ve eso? ¿Alguna vez has favorito la adaptación cinematográfica a los libros?

Mitos y paradojas de la historia económica, por Paul Bairoch

Pasaron varios años desde que anoté este libro (Mitos y Paradojas de la Historia Económica) de Paul Bairoch en mi lista de lectura y al final llegó el instante de la adquisición.

Todo llega en el instante correcto a los que esperan y yo he esperado siete años. Algunas veces, a fuerza de aguardar, algunas veces por el momento no puedo adquirir el libro anotado porque está agotado. Oportunamente, este no fue la situacion de esta increíble proposición económica publicada en 2005 por La découverte. Además, ocasionalmente consulto el catálogo del hallazgo, una editorial enfocada en ensayos, y recuerdo que el comienzo del título “mitos y paradojas” me había desafiado. ¿Cómo puedes no estarlo?

Con respecto al creador, no lo conozco, pero me entero de que Paul Bairoch era un historiador economista belga (nacido en Amberes en 1930 y fallecido en Ginebra en 1999). Por ejemplo cosas, fue instructor de historia económica en la Facultad de Ginebra. Un académico entonces, entonces puedo comprender que la jerga académica puede desalentar a más de uno, pero no encontré aquí el vocabulario especialmente abstruso. Así que precisamente este libro tiene dentro muchas figuras, tablas y gráficos de toda clase, pero por mi parte las muestras hechas por Paul Bairoch son visibles. Inclusive diría que muy claro. Desde luego, algunas muestras son técnicas, pero todas son fácilmente comprensibles… Generalmente, me agradan las proposición, porque los argumentos son comunmente muy sólidos. A decir verdad, terminé el libro en dos días. Sin más preámbulos, he aquí la presentación que el editor hace sobre el libro:

“Algunos mitos económicos lo tienen difícil. La iniciativa del siglo XX como un paraíso de libre comercio, o la de prosperidad para Occidente construida sobre el saqueo de las colonias, asegura así varios entusiasmos o indignaciones. Pero tienen la enorme desventaja de ser completamente falsos. Paul Bairoch, un reconocido experto en historia económica, se comprometió en este ensayo, alerta y ricamente documentado, a demoler una veintena de ideas recibidas en la misma línea, independientemente de su tinte ideológico.

No volveré aquí a los veinte mitos y paradojas que el creador disipa, sino que el tema central, porque hay un tema central, trata fundamentalmente de la cuestión del proteccionismo y el libre comercio. En mi opinión, el creador no protege un modelo económico sobre el otro, pero enseña que puede ser bueno tanto en el proteccionismo como en el modelo de libre comercio. Así, Paul Bairoch empieza su demostración analizando el crack de 1929 y la Enorme Depresión. Después el creador se pregunta si el libre comercio siempre tuvo una edad de oro en Europa y si el encontronazo del proteccionismo siempre fué negativo, y así sucesivamente. Por ejemplo cosas, hay un segundo capítulo sustancial especialmente atrayente que se titula “Los Enormes Mitos sobre el Papel del Tercer Mundo en el Avance Occidental”. En lo personal, se encontraba muy entusiasmado en este libro. Entonces, me hago una pregunta si la historia económica no debería ser una asignatura académica obligatoria. Los economistas, banqueros y líderes mundiales tienen, en mi opinión, la desafortunada inclinación a reiterar siempre los mismos fallos que en el pasado. Fallos que siempre causan los mismos efectos! Quod erat demonstrandum! Por otro lado, estudiar su pasado le facilita no insistir en el sendero equivocado… ¿Qué dice usted? ¿Qué opina de las pruebas económicas generalmente?

LA COCINA DE LA SALUD

La cocina de la salud es toda una obra de arte, escrita hace unos años pero que todo amante de la cocina, la alimentación y los hábitos de vida saludables debería leer, al menos, una vez en la vida. Y es que parece que el tema se nos ha ido un poco de las manos; en cualquier establecimiento ya podemos encontrar productos para todo tipo de culturas, intolerancias e incluso suplementos deportivos, como los que podemos encontrar en páginas web como fitstore.

La obra, escrita por Valentí Fuster, Ferran Adrià y Josep Corbella, no únicamente trata de aspectos culinarios, métodos de cocción y recetas vanguardistas, por mucho que al leer el listado de autores nos hagamos esa idea.

Disfrutar comiendo y llevar una vida equilibrada y sana es lo que nos enseña este magnífico libro. Para hacerlo, la historia se basa en el día a día de una familia de a pie, ilustrando en cómo mejorar el desayuno, como realizar las ingestas, como conservar los alimentos o como realizar una compra inteligente.

“La cocina de la salud” además incluye infinidad de gráficos y tablas ilustrativas que permitirán una lectura amena y una máxima facilidad de comprensión para el lector. Un libro que no entiende de edades que nos enseñará a comer de forma equilibrada sin tener que renunciar a ningún grupo de alimentos ni a tener que llevar a cabo restricciones que pueden acabar provocando incluso trastornos psicológicos.

Las consecuencias, de Jean-Pierre Andrevon

¿Qué hay detrás del título del libro? ¿Las secuelas? La portada del libro, que exhibe una foto de una nube atómica tras la explosión de la bomba, recomienda el tema de la novela corta de Jean-Pierre Andrevon. Solamente cien páginas! El resumen del libro es bastante más explícito, pero no totalmente.

Y como verás, si decides leer “The Fallout”, también lo realiza esta novela. ¿De qué se habla? Algo sucedió, como dice el resumen del libro en el portal web del editor. ¿Una explosión? ¿Quizás? De todos métodos, les sugiero que no lean el resumen bastante explícito para mi gusto (especialmente gracias a una cita de Jean-Pierre Andrevon), y oportunamente inasequible en la contraportada que se contenta con una cita extensamente bastante para despertar la curiosidad en nosotros. Se lo doy: “En 1979, Jean-Pierre Andrevon piensa un rincón de Francia, el día después”.

Así, en esta novela o más bien en esta novela de anticipación, Jean-Pierre Andrevon detalla al día siguiente, en un pueblo francés, a un grupo de individuos preocupados y perdidos. ¡Son sobrevivientes! Y sobrevivimos con ellos, porque los seguimos de cerca en su angustia entremezclada con trozos de promesa. Además, nos preocupamos por nuestros individuos, porque como ellos esperamos, esperamos, esperamos, esperamos… ¿Qué? Para conseguir respuestas, abarcar, comprender… Recolectado por un grupo de soldados, nuestro grupo por último recupera la seguridad… Un hombre recuerda los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Y otra vez, nos encontramos perplejos. De a poco, las expectativas ceden frente el miedo. Jean-Pierre Andrevon redacta un texto oscuro que nos marca como la mugre negra se ha incrustado en los últimos poros de la piel de los individuos de su libro. A la vez helado y enigmático, el libro de Jean-Pierre Andrevon no es menos impresionante. Todo lo contrario! Es este secreto inteligentemente destilado por Jean-Pierre Andrevon, en tanto que las respuestas que esperamos parecen haber llegado, que tiene bastante más. Incesantemente arrojados a lo irreconocible, como un bote empujado (angustiado) por las olas cuando por último pensamos que nos encontramos salvados de los negocios.

Como escribió Jean-Pierre Andrevon (liberación en 2011), la ciencia ficción no es sólo la guerra de las galaxias, sino también y más que nada el presente que mira hacia el futuro y con esta novedosa (La lluvia radiactiva) Jean-Pierre Andrevon se ajusta muy bien a esta definición. Entonces, si usted está entusiasmado en esta clase de ciencia ficción, sólo puedo sugerir este libro. Y también en la situacion opuesto… En el final del texto, además de una corto biografía del creador, las ediciones (Le Passager clandestin) tuvieron la increíble iniciativa de acordarse en escasas páginas el contexto histórico en el que se publicó el libro. Para finalizar, me gustaría decir unas expresiones sobre la fuente elegida para este libro por las ediciones (El polizón) que me agrada bastante.

 

Top 100 (libros)

¡Uno de los 100 mejores! He aquí una buena idea divertida que no viene de mí, sino de Sylvie o Jean-Marc… No lo sé, porque las huellas están borrosas y, como en todas las leyendas urbanas, es imposible desenmarañar lo verdadero de lo falso. Así, dentro de varias generaciones, seguiremos hablando del mítico top 100. Además, dentro de 100 años, los bloggers de todo el mundo debatirán con argumentos técnicos para tratar de demostrar lo indemostrable: el origen de los 100 primeros. Para eso que mejor que adquirirlos iendo a tu librería de segunda manos y  comprar libros usados. De todos modos, yo quería hacer el mío, y esto a pesar de la dificultad de tal ejercicio… ¿Qué es exactamente? Bueno, simplemente este top 100 es una lista de mis libros favoritos entre todos los que he leído. Y como leí un poco más de 100 de ellos, es bueno… Este ejercicio peligroso me tomó mucho tiempo y agradezco a Sylvie o Jean-Marc (no sé, estoy perdido) por eso. Gracias, 1000 veces gracias? ! La tradición ancestral quiere que en este top 100 se hable sólo de las novelas, pero no pude resistir y puse algunas pruebas filosóficas allí… ¡siempre tuve problemas con las tradiciones! A medida que leas esta lista, verás que tal o cual libro falta y te sorprenderás, pero esta es mi lista… Si tuviera que hacer esta lista de nuevo en seis meses, sin duda cambiaría… ¿Cuántos libros de mi lista has leído?

A.
Albert Camus – La peste
Albert Camus – El Extraño
Albert Cossery – Mendigos y orgullosos
Alexandre Dumas – El Conde de Monte Cristo
Alexandre Vialatte – Luchando contra los Tenebrosos
André Hardellet – Le seuil du jardin
André de Richaud – La Noche Cegadora
Agosto Strindberg – Infierno

B.
Baruch Spinoza – Ética
Boris Pasternak – Doctor Jivago
Boris Vian – Escupiré en sus tumbas

C.
Charles Bukowski – Diario de un viejo asqueroso
Charles Bukowski – Mujeres
Charles Dickens – David Copperfield
Claude Lévi-Strauss – Tristes Trópicos

D.
Dino Buzzati – El desierto tártaro

E.
Elias Canetti – Auto-da-fé
Emile Zola – Rougon-Macquart
Emmanuel Bove – La última noche
Evgueni Zamiatine – El resto de nosotros

F.
Fyodor Mikhailovich Dostoyevsky – Crimen y Castigo
Fedor Mikhailovich Dostoyevsky – El Idiota
Fedor Mikhailovich Dostoyevsky – El Adolescente
Francis Scott Fitzgerald – Gatsby el Magnífico
Françoise Sagan – Hola tristeza
Franz Kafka – El Castillo
Franz Kafka – El juicio
François-René de Chateaubriand – Memorias desde el más allá
Frederick Exley – La última etapa de la sed

G.
George Orwell – 1984
George Orwell – Granja Animal
Gerard Reve – Padres preocupados
Göran Tunström – El ladrón de la Biblia
Gustave Flaubert – Salammbô

H.
Haruki Murakami – El Fin de los Tiempos
Haruki Murakami – Después del terremoto
Haruo Satô – Estaciones aburridas
Henri Calet – Sr. Paul
Henry Miller – La Crucifixión en Rosa
Henry Miller – Duología de los Trópicos
Honoré de Balzac – Le Lys en el valle
Hubert Aquin – Próximo episodio

I.
Isaac Babel – Cuentos de Odessa
Ivan Goncharov – Oblómov

J.
Jack Kerouac – En la carretera
Jean-Paul Sartre – Náuseas
Jean-Pierre Martinet – Jérôme
Jean Reverzy – Place des Angoisses
Jef Geeraerts – Venus Negra
Jim Harrison – Un buen día para morir
Jorge Luis Borges – El Aleph
Junichirô Tanizaki – Svastika

K.
Karel Capek – La fábrica absoluta
Kenzaburo Oé – Juego del Siglo
Ken Kesey – Y a veces tengo una gran idea
Kôbô Abe – La Mujer de las Arenas
Kôbô Abe – Cita secreta

L.
Louis-Ferdinand – Céline Voyage au bout de la nuit
León Tolstoi – Guerra y Paz

M.
Malcolm Lowry – Bajo el volcán
Maurice Fourré – La madrina de la sal
Marcel Proust – En busca del tiempo perdido
Mark Twain – Aventuras de Tom Sawyer
Mikhail Bulgakov – El Maestro y Margarita
Mikhail Bulgakov – La Guardia Blanca
Michio Takeyama – Arpa de Birmania
Miguel de Cervantes – Don Quijote
Mircea Eliade – El viejo y el oficial
Multatuli – Max Havelaar

N.
Natsume Soseki – El pobre corazón de los hombres
Nakajima Atsushi – Enfermedad del lobo
Nikolai Gogol – Almas Muertas

O.
Ödön von Horváth – Un hijo de nuestro tiempo
Osamu Dazai – El declive de un hombre
Oscar Wilde – Retrato de Dorian Gray

P.
Patrick Modiano – Rue des boutiques obscures
Paul Auster – Palacio de la Luna
Paul Auster – Trilogía de Nueva York
Paul Gadenne – La invitación de los Stirl
Philip Roth – La Mancha
Philippe Soupault – Las últimas noches de París
Pierre Drieu La Rochelle – Soñador Burgués
Primero Levi – Si es un hombre

R.
Régis Messac – Quinzinzinzili

S.
Saikaku Ihara – El hombre que vivió sólo para amar
Shozo Numa – Yapu, ganado humano
Shûsaku Endô – Silencio
Sigismund Krzyzanowski – El regreso de Münchhausen
Sören Kierkegaard – El diario del seductor
Stig Dagerman – El niño quemado
Sylvia Plath – Ariel

T.
Takiji Kobayashi – El barco factoría
Tatuajes

El arte de la traducción

Siempre me he preguntado qué es una buena traducción? ¿Cómo la reconoces? ¿Cómo trabajan los traductores? etc., etc. Cuando oigo que la última traducción de Dostoievski es mejor que la anterior, me pregunto… ¿Cómo es mejor y por qué? Para juzgar, uno tendría que leer, comparar y entender el texto original junto a uno mismo, que no es dado a todos. La mayoría de los que leen Dostoievski no entienden ruso, de ahí mi pregunta. Puedo entender que una traducción es más fácil de leer que otra, pero ¿qué pasa con la fidelidad al texto original?

Si he entendido bien, hay traductores que interpretan y hay otros que traducen palabra por palabra. Por mi parte, aunque no sé nada de traducción, estoy más a favor del método que he llamado “palabra por palabra”. Por lo tanto, entiendo que a veces tenemos que recurrir a la interpretación, porque ciertas palabras o expresiones en un idioma no significan lo mismo en otro, pero considero que debemos utilizar este tipo de práctica con moderación.

Últimamente, he publicado en mi blog un poema de Antun Gustave Matos: Les cheveux consolateurs. Al leer el original, me di cuenta de que la traducción no me convenía, así que hice una que se corresponde más con lo que dice el autor. No sé cuál de las dos traducciones es la mejor en términos de escucha y sonido, pero la mía (la traducción) está lo más cerca posible de las palabras del autor. El ejemplo más obvio para mí está en la última línea. Así, en el poema original hay un punto final, mientras que en la traducción hay un signo de interrogación. El autor afirma mientras el traductor se cuestiona a sí mismo. Aquí está mi traducción. ¿Qué te parece eso?

Mi traducción:

Consuela el cabello

Te vi anoche. En un sueño. Afligido. Muerto.
En el cuarto oscuro, en el idilio de la flor,
En el alto catafalco de la agonía de las velas,
Y estaba dispuesto a sacrificar mi vida por ti.

No estaba llorando. No. Estaba de pie aturdido
En el salón del mal, lleno de espléndida muerte,
Dudando que los ojos oscuros sean claros,
De donde una vez un día mejor brilló sobre mí.

Todo, en realidad, todo está muerto: ojos, manos y aliento,
Todo lo que mi angustia quería revivir,
En ciego horror y pasión por el dolor.
En el cuarto oscuro, los pensamientos grises.

Sólo que tu pelo seguía vivo
Y me dijeron: ¡Cálmate! En la muerte soñamos.

La traducción encontrada en Internet:

Consuela el cabello

Te vi anoche. En un sueño. Afligido. Muerto.
En el cuarto oscuro, en el idilio de la flor,
Exposición sobre el catafalco en la agonía de las velas,
Y estaba dispuesto a sacrificar mi vida por ti.

No estaba llorando. No. Me mantuve lleno de estupor
En el cuarto oscuro lleno de espléndida muerte,
Dudando que los ojos claros se hubieran ennegrecido,
Cuya luz una vez bendijo mi vida.

Todo, sí, todo estaba muerto: los ojos, las manos, el aliento,
Todo lo que mi angustia quería revivir,
en ciego horror y pasión por el dolor.
En el cuarto oscuro y los pensamientos pálidos,

Sólo que tu pelo seguía vivo
Y me dijeron: – ¡Paz! ¿No sabes que soñamos cuando estamos muertos?